La balada de la singularidad

La balada de la singularidad

LA BALADA DE LA SINGULARIDAD ES UNA SERIE DE VIDEOS REALIZADOS DURANTE LA BECA COLECCIÓN PATRICIA PHELPS DE CISNEROS  PARA VIAJE DE INMERSIÓN PIVÔ EN SAO PAULO
La intensión era explorar los patrones de repetición y coincidencia de datos generados por las publicaciones de usuarios en Instagram georeferenciadas al Edificio Copan, sede de Pivô en Sao Paulo.
 
En 2016 como parte del programa de inmersión de Pivo Pesquisa en asociación con la Colección Cisneros, fui invitada a Sao Paulo por dos semanas. El programa no contemplaba una agenda específica sino más bien una experiencia vivencial de la ciudad con alojamiento en el Edificio Copan , un coloso moderno diseñado por Niemayer en los años 60. 

Por algunos días no hice mayor cosa sino gravitar alrededor del edificio, buscando algún tipo de orientación a partir de cientos de imágenes georeferenciadas en Instagram. Las imágenes se repetían en grandes números, una y otra vez, como si la repetición fuera el principio activo que generaba la diferencia en este loop gigante.

Sentí que sería naïve pensar que estas imágenes podrían revelarme algo de la constitución social de este lugar, sin embargo la forma en la que se generaba la información era particular por la frecuencia de las repeticiones y en comparación con experiencias previas de análisis de datos realizadas en Venezuela. En su libro Diferencia y Repetición, Deleuze menciona que la repetición es mediación y síntesis, quizás en este caso la repetición respondía a una síntesis de los procesos de representación, mediación y consumo. Me intereso entonces estudiar la representación como consecuencia de la repetición. 

Imagino que Copan puede ser en un mismo instante absoluto y temporal, puede duplicarse y desdoblarse, sumergirte en la constante multiplicación de sus elementos, sin embargo la repetición aquí no es una generalidad, ni una similitud, sino la confluencia de lo ideal y lo real. En Copan la vida imita la representación a la espera de ser representada. 

En este punto decidí archivar todas las imágenes que había encontrado en Instagram. Inicialmente parecían caer en tres grandes categorías : La azotea, la fachada, el estilo de vida; pero luego cada una de estas contenía particularidades que creaban nuevas categorias: La forma de S de la fachada, El edificio Italia desde la azotea, la chica semidesnuda que sobre la cama mira la ciudad, lo general constantemente se convertía en singular por repetición y lo singular constantemente se transformaba en general nuevamente.

La fotografía como forma de representación aspira a conquistar las diferencias, a capturar los inconmensurable, reproducir lo infinito, pero este factor de repetición en Copan actúa como un agente libre que diversifica y multiplica todo, crea patrones y grupos, los cuales, mientras se repiten, cambian y generan nuevas singularidades.

Decidí en ese momento revisitar los lugares fotografiados más frecuentemente y fotografiarlos nuevamente, para luego colocar sobre esta la imágen que había tomado como referencia de Instagram, cada imágen representa una categoría. 

A medida que organizaba las categorias emergieron patrones, bien por similitud de color, contenido o angulo. Estos patrones se representan como una serie de puntos blancos sobre las imágenes, sin embargo el patron no permanece nunca estático, muta y se transforman con el tiempo y de ello surge la necesidad de expresar esta transformación. 

Para ello los patrones fueron copiados sobre una partitura para formar una balada automática, la repetición se convierte en ritmo con el tiempo y las similitudes se escuchan como grupos de notas simultáneas.